¡Otra perspectiva!

Muchas veces nos hemos preguntado ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Por qué tenemos que lidiar con tantos problemas, dificultades y en muchos casos, sufrimientos que condicionan nuestro caminar? Quizás, la anterior, es una postura que probablemente todos hemos tomado en algún momento y sobretodo cuando las circunstancias son más difíciles. Sin embargo, en esta ocasión, quiero expresarte que... a pesar de los pesares... hay otra perspectiva , otra cara de la moneda, una esperanza real de bienestar en este mundo en que vivimos y lo mejor de todo: ¡Para la eternidad!

El Señor dice en su Palabra:

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:18

Cuando damos gracias a nuestro amado Dios por todas las cosas que nos suceden, estamos dando una demostración de que confiamos en que Dios está por encima de cualquier circunstancia. Cuando damos gracias por todas las cosas, sabemos que aunque el momento actual sea de aparente incertidumbre, le mostramos a Dios que aceptamos su voluntad y que descansamos en Él esperando sus milagros y su provisión plena. Cuando damos gracias por todo, significa que no hay nada que nos pueda derrumbar y no hay nada que nos pueda apartar del amor de Dios. Aún, cuando damos gracias a Dios por las cosas buenas de la vida, también significa que reconocemos su Poder, su misericordia y que sin Él no hubiésemos podido recibir tan grandes bendiciones. En definitiva cuando damos gracias a Dios por todas las cosas, estamos haciendo su voluntad en el evangelio de Nuestro Señor Jesucristo y un mayor gozo reconfortará nuestros corazones.

Es el momento de dar gracias a Dios y colocar todo nuestro ser a disposición de su voluntad.

¡Gracias a Dios por el sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo para vida eterna!

¡Dios te bendiga!